Formación académica y preparación de interpretación jurídica para los imames donde haya minoría musulmana.

Valencia, 25/10/2016,Congreso en el Cairo

Con este título se inició el congreso en el Cairo (Egipto) con representación de las comunidades islámicas a nivel estatal de ochenta países. Organizado por la Secretaria Mundial de las Interpretaciones de Jurisprudencia de las instituciones islámicas del mundo, la invitación formal se envió al presidente de la Comisión Islámica de España (CIE), Riay Tatary, quién delegó su representación en  Ihab Fahmy, miembro de la junta directiva de la CIE.

Al evento internacional han acudido cuerpos diplomáticos, sabios, los muftíes de gran parte del mundo islámico, y doctores que han presentado sus interpretaciones respecto a sus estudios provenientes de Bosnia, Bélgica, Kuwait, Sudan, Líbano, Holanda, Palestina, los Emiratos, EEUU y de muchos otros.

Las palabras del gran Imam Chiej Al Azahar Ahmad El Taieb reflejaba un gran conocimiento y cercanía de los temas a debatir.

Comenzó el congreso con ponencias de presentación religiosa de cada país. Después se dividió en talleres para debatir la necesidad de formación intelectual acerca de las interpretaciones del texto sagrado. Se puso hincapié sobre tres ejes: primero, se habló acerca del rol que tienen las instituciones de las interpretaciones del texto en el mundo para las minorías musulmanas. El segundo eje versaba sobre los fundamentos y programas para preparar en jurisprudencia para las minorías musulmanas. Y el tercer eje, trataba sobre los retos objetivos a los que se enfrentan las minorías.

Por otra parte, se discutió dentro del trabajo del congreso sobre la necesidad de formación de los imames y de tener programas específicos que lo unan en conceptos básicos, así como de precisar el contenido del conocimiento para que ayude a la buena realización del trabajo de los interpretadores; y de las  novedades respecto a éstas y el cómo afrontarlas para adecuarlas al tiempo.

Respecto a las conclusiones sobre estas primeras conferencias: se afirmó que los musulmanes en cualquier parte del mundo no son transitorios, sino que forman parte del tejido social donde se encuentran. A pesar de que, debido a la cantidad numérica puedan ser minoría, son ciudadanos y gozan del mismo derecho y tienen las mismas obligaciones que el resto. Por otra parte, que las representaciones religiosas en el mundo deben actuar como un lazo de encuentro entre culturas y entendimiento mutuo; que la secretaria general y las instituciones de interpretación jurisprudencial rechazan cualquier interpretación con desviación política, ya que usar los textos religiosos políticamente constituye una manera inmoral de interpretación.

Además, se habló acerca de la necesidad de corregir la imagen que tiene el mundo sobre la religión musulmana por culpa de unos cuántos extremistas, que degradan la confesión que hoy en día profesan millones de personas. También se debatió sobre la falta de colaboración entre las instituciones religiosas, y cómo influye su correcta comunicación a la hora de establecer una convivencia pacífica y lograr una sociedad justa; rechazando todas las formas de terrorismo alrededor del mundo. Para ello es muy importante que los centros islámicos en el mundo entero sean un puente de encuentro civilizado del conocimiento cercano entre los musulmanes y el resto de las personas con toda confesión e ideología.

Sobre estas primeras conclusiones, resalta la importancia de saber que las interpretaciones de aquellos que no están preparados ni especializados en la materia conllevan muchas equivocaciones y hacen mucho daño tanto al ser individual como a la sociedad, que en consecuencia crea grupos como Daesh y similares. Enlazándolo con ello, Fahmy informó a los organizadores acerca de la necesidad de unas interpretaciones adecuadas en nuestro país para la lucha contra cualquier interpretación que amenace la paz social, o que se desvíe dentro de la sociedad española.  A su vez, comentó que en España se debe dar, por otro lado, soluciones a la demanda de los musulmanes de forma debida, especialmente en cuestiones matrimoniales o sobre herencia.

Conclusiones finales del congreso ha sido comunicada a los asistentes por parte del Mufti de Egipto Sr. Chawky Alam, después de dos días de debates: hace falta tener un observatorio para estudiar la realidad y dar soluciones adecuadas para los musulmanes de cualquier parte del mundo; como también se necesitan tener traducciones fieles al texto y a las interpretaciones. Es importante que instituciones académicas como el Azhar tengan conciencia del tener una interpretación rigurosa. Interpretaciones de las instituciones de Jeddah, al Azhar o India como referencia para la realidad religiosa, teniendo en cuenta especialmente cuando cambia el lugar, condiciones y tiempo.

Otro punto concluyente y fundamental en el que se hizo especial hincapié: el congreso rechaza de una forma unánime y contundente cualquier terrorismo y cualquier  forma de instrumentar a los musulmanes para dicha causa, sea en captación o en hacer propaganda a través de ellos.

También se promovió el tener un programa especial para los nuevos musulmanes, de forma que se les culturice de la forma más adecuada. Además, se quiere crear una data de los centros islámicos del mundo entero como un núcleo de comunicación entre los musulmanes y del diálogo entre todos. A su vez, aprender a beneficiarse de los nuevos medios tecnológicos y de comunicación como instrumento de acercamiento entre todos y, así, tener unas interpretaciones religiosas a través de ellos donde todos se puedan encontrar identificados. Y como punto esencial y reiterado: prohibir las interpretaciones a quien no tenga la formación académica necesaria y adecuada.

 

Menú principal

Article | by Dr. Radut