Mustafa Alhendi, el presidente de la Unión de Comunidades Islámicas de Galicia

Los musulmanes en Galicia: «Estamos tristes, preocupados…»

«esos grupos terroristas no representan a los musulmanes, ni a nuestra religión.

A Coruña, 10 /01/ 2015,  La Voz, maría cedrón

Condenan los ataques de París, perpetrados por «unos terroristas que nada tienen que ver con el islam»

Son poco más de las doce y media de la mañana. Es viernes. Día de oración para los musulmanes. Un hombre se acerca a saludar a Mustafa Alhendi, el presidente de la Unión de Comunidades Islámicas de Galicia. «Quería mostrarle mi más profunda solidaridad y apoyo por todo lo que están pasando. Porque todos somos hermanos», le dice. «Muchas gracias, estamos agradecidos por el apoyo, de verdad», responde Alhendi.

Es un vecino del edificio en el que la comunidad musulmana de A Coruña tiene desde hace años su mezquita. En breve comenzarán a llegar los fieles para la oración. Le muestra su pesar por el daño que sucesos como los de estos días en París están haciendo a la comunidad islámica. Las 16.500 personas que en Galicia profesan esa religión también están en vilo. «Estamos tristes, enfadados, preocupados…», dice Alhendi, que muestra su total condena y la de toda la comunidad islámica gallega y española a los terribles sucesos llevados a cabo por individuos que deshonran y manchan el nombre de Alá perpetrando atentados que «nada tiene que ver con el islam».

En ese sentido, señala que «esos grupos terroristas no representan a los musulmanes, ni a nuestra religión. Por eso, mostramos nuestro absoluto rechazo a todo eso».

Justo ya el mismo día en el que dos hombres armados entraron en la revista Charlie Hebdo, la Unión de Comunidades Islámicas de España emitió un comunicado en el que mostraba su sobresalto «por la masacre perpetrada por terroristas en la sede del semanario, en una acción desalmada, con total desprecio a la vida humana, que merece nuestra más enérgica repulsa y condena». En ese mismo documento también indicaba su solidaridad con el pueblo francés, además de puntualizar que «la violencia no es ningún medio para resolver nada».

Porque la violencia únicamente genera violencia. Esa es una de las razones de la preocupación de algunos componentes de la comunidad islámica gallega. «Algunas personas con las que he hablado me han comentado que están preocupados porque con todo esto se ven acusados o culpables sin comerlo ni beberlo porque no han hecho nada y nada tiene que ver con la religión», explica el responsable de las 22 centros que hay en la comunidad gallega.

Otro de los miembros de la directiva de la mezquita coruñesa, Suleiman, también está muy preocupado. Tiene incluso miedo. «Los musulmanes tenemos buena fama y nos la están quitando. Estamos muy dolidos porque hay personas que piensan que los has atacado cuando en realidad somos otra víctima. De hecho, tenemos miedo porque sabemos que hay locos por todas partes». También pide que «ojalá los gobiernos puedan acabar con esto». Porque, como añade, «hoy ha ocurrido en Francia, pero mañana puede ser cualquier otro lugar. La gente tiene que aprender a conversar, a usar la sabiduría, no utilizar el miedo para dominar a otros. ¿Hasta dónde va a llegar esto?».

Responder con gran sensatez

Todos estos sucesos hacen que incluso se planteen que detrás de todo, como advierte Alhendi, haya una campaña instigada por grandes grupos de poder para desacreditar a nivel internacional la imagen del islam. Pese a su preocupación confían en el sentido común de los españoles, de los gallegos, como ya lo mostraron tras los atentados del 11-M. «La sociedad aquí no tiene un fondo xenófobo como pueden querer mostrar algunos», explican. Basta con entrar en la mezquita coruñesa para comprobarlo. Uno de los fieles es de Santiago, pero vive desde hace años en A Coruña. Su mujer es marroquí y empezó a ir la mezquita hace un año. «Esto no tiene nada que ver con el islam. Es como el caso de ETA. Porque hayan matado no quiere decir que todos los españoles sean terroristas», apunta.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *