Riay Tatary, Presidente de la Unión de Comunidades Islámicas de España, Secretario de la Comisión Islámica de España

“Se incumple el Convenio de 1996, sin contratarse a profesores de Religión Islámica”

Pocas administraciones se mueven para poner en práctica esa garantía y ejercicio.

Madrid, ESCUELA Y RELIGIÖN, 26/02/2015, JESUS SÁNCHEZ CAMACHO

Han sido días duros para Riay Tatary Bakry. Durante toda la primera quincena de enero, “so-brecogido”, ha tenido que responder a los medios de comunicación acerca del atentado contra la sede del semanario francés Charlie Hebdo (ocurrido el pasado 7 de enero en Paris): “La violencia no es ningún medio para resolver nada, sino que ahonda los conflictos y profundiza las heridas y los rencores, máxime con estos aborrecibles asesinatos”, El presidente de la Unión de Comunidades Islámicas de España e imán de la mezquita madrileña de Tetuán, Riay Tatary Bakry, entristecido por los sucesos, ha expresado su “más enérgica repulsa y condena”, Hemos aprovechado la publicación del currículo, para conversar con él sobre el horizonte de la religión islámica en España, Porque, como sucede con la mayoría musulmana, la biografía de Riay Tatary indica su decisiva apuesta por el diálogo y la convivencia, Quien fue condecorado.

por el rey don Juan Carlos por su labor durante veinte años a favor de la libertad religiosa en España, y quien firmó el Acuerdo de Cooperación del Estado Español con la Comisión Islámica de España en 1992, comparte, con nosotros, su pensamiento sobre la enseñanza de la Religión Islámica en el sistema educativo español.

1.- ¿El Acuerdo de Cooperación del Estado Español con la Comisión Islámica de España ha cubierto todas las expectativas para UCIDE?

El Acuerdo de cooperación es un buen acuerdo, y su texto comprende la mayoría de temas que pueden afectar a los musulmanes en su expresión religiosa y en un plano igualitario a otras confesiones. Lo que es de señalar es que cada pequeño logro para la puesta en práctica del contenido del Acuerdo ha costado años para que los poderes públicos se muevan y lo pongan en práctica, como se tardaron años hasta que por fin se incluyó a los imames como tales en el régimen general de la Seguridad Social, o comenzar a contratar profesores de religión, y todavía seguimos sin tener una vía para que presten servicio imames castrenses, por lo que quedan asignaturas pendientes.

2. ¿Se respeta el artículo 27.3 de la Constitución y el artículo 10 del anexo de La Ley 26/1992, de 10 de noviembre que vela por el ejercicio del derecho a recibir Enseñanza Religiosa Islámica en los centros docentes públicos y privados concertados?

Ambos artículos dicen “garantizar” este derecho, pero pocas administraciones se mueven para poner en práctica esa garantía y ejercicio, empezando por faltar a la cooperación necesaria, incumpliendo también el convenio de 1996, al no recoger o no comunicar las solicitudes para recibir clases de religión islámica por centro educativo, para continuar sin contratar profesorado para atender la demanda, con una falta de transparencia y de voluntad real para poner en práctica el ejercicio de este derecho, por parte de la mayoría de las autonomías.

3. ¿Por qué solamente hay 12.000 alumnos que cursan Religión Islámica de los de los 222.942 alumnos musulmanes en España?

Por incumplimiento de la normativa por parte de la mayoría de consejerías autonómicas, empezando en algunas por no ofertar la asignatura a los alumnos o a sus padres, lo que provoca un desconocimiento de ese derecho, sobre todo entre inmigrantes que pueden desconocer la normativa, y otros que aun conociéndola no se atrevan a molestar a las autoridades, que perciben estar en contra, y significarse, con temor a represalias que puedan afectar a sus hijos inocentes.

4. ¿Cuál es la formación de esos 222.942 alumnos?

Los que reciben clases de religión en colegios públicos gozan de buenos profesionales docentes preparados para contestar sus inquietudes, así como los que reciben estas clases en las mezquitas, con personal cualificado para la enseñanza a diferentes edades. El resto recibe su formación religiosa del entorno familiar, con lo que pueden confundir lo religioso con lo tradicional o cultural, cuestiones que se pueden aclarar acudiendo a las mezquitas y preguntar a los imames o profesores, siempre dispuestos.

5. ¿Solamente hay 46 profesores de Religión Islámica? ¿Por qué?

Entendemos que por prejuicios y temor hacia la religión islámica por parte de los cargos políticos responsables de la contratación de profesores de religión, ya que nuestra comunidad religiosa goza de un buen número de profesores cualificados que cumplen los requisitos legales y actualizan periódicamente sus técnicas docentes. Fomentamos los cursos y reuniones para los profesores a fin de que compartan sus experiencias y adopten las mejoras tecnológicas y docentes para transmitir sus conocimientos a niños y jóvenes de distintas edades con la mejor eficacia.

6. En la etapa de Educación Primaria, solo hay clases de Religión Islámica en Andalucía (16 profesores), Ceuta (13 profesores), Melilla (11 profesores), Aragón (3 profesores), Euskadi (2 profesores) y Canarias (1 profesor). ¿Qué sucede en el resto de Comunidades Autónomas?

Las conversaciones y trabajo han sido arduos pero infructuosos; a veces hemos llegado hasta diseñar los destinos de cada profesor para cada colegio, quedando únicamente la firma de los contratos, lo que no llegó ni ese año ni los siguientes, y seguimos esperando. Así que los padres llevan a sus hijos a clases de religión en las mezquitas que desarrollan clases de religión, al menos una vez por semana. En las restantes localidades dependen de lo que los padres puedan enseñar a sus hijos hasta su nivel de conocimiento.

7. ¿Cuál es la formación de esos profesores?

Gozamos de personal sobradamente preparado, desde doctores o licenciados, o de grado correspondiente o equivalente, para secundaria, y maestros o grado equivalente para primaria, con preferencia a las carreras de Magisterio, siempre con formación pedagógica y didáctica actualizada periódicamente.

8. ¿Y los criterios de selección?

Por ahora la contratación es escasa por lo que priman más los criterios de residencia y de posibilidad de dedicación, ya que a veces son contratos de pocas horas semanales que no les garantizan un sueldo completo. Su titulación y formación, así como su capacidad para transmitir conocimientos a alumnos de distintas edades también son importantes, pero ahora tenemos un número significativo de ellos en el paro, sin grandes diferencias, por lo que otro factor a tener en cuenta sería la antigüedad.

9. ¿Cuál es la relación de estos profesores con los docentes de otras religiones? ¿Y con los profesores de Religión católica?

La relación entre compañeros de diversas religiones es excelente, ya que hablan de las mismas realidades, de sus problemas comunes, dificultades, iniciativas, etc. Las relaciones entre religiosos o practicantes de distintas confesiones suelen tener un lenguaje común compartido por lo que se comprenden muy bien.

10. ¿Para cuándo una Universidad de Teología Islámica?

También llevamos años con su confección y programación, y conversaciones con responsables ministeriales, pero ahora está siendo el mayor escollo el precio de matriculación del alumno, que estamos intentando que sea más asequible, y luego ya nos ocuparemos de las trabas administrativas… todavía queda trabajo por hacer.

11. Centrándonos en el currículo, ¿destaca algún cambio significativo de este currículo con el que se aprobó en 1996?

Cada uno se confeccionó de acuerdo a la normativa del momento. Al ser este posterior también incorpora una redacción más actualizada a las necesidades del momento además de incorporar las mejoras legislativas.

12 ¿Cuál ha sido el proceso de elaboración? ¿Quiénes han intervenido?

Ha sido un trabajo conjunto intenso de los profesores de religión, tanto de Ceuta y de Melilla, como del resto, con aportaciones numerosas, siendo canalizadas por la Unión de una manera muy interactiva, transmitiéndose los borradores entre todos, llegando a la redacción final, de la que estamos contentos tanto los profesores como quienes hemos estado velando por coordinar su trabajo y presentarlo oficialmente.

13. En los objetivos generales del currículo, asombra la expresión “arraigar la fe en Alá”, ¿puede, esa expresión, franquear la barrera del conocimiento de la religión islámica llevando al alumno hacia el adoctrinamiento?

No inculcamos ideas o creencias sobre las personas, sino que instruimos a los creyentes musulmanes sobre el Islam, y explicamos a Dios a los alumnos como hacen otros profesores de otras religiones en nuestro país, y comprendan los alumnos, quienes ya son creyentes, la inmensidad del Creador con profundidad y espiritualidad al nivel de su edad. Quizá sea más adoctrinamiento el aprovechar cualquier momento para repetir e infundir en la población la idea de Estado laicista, cuando nuestro país es constitucionalmente un Estado aconfesional sin planteamientos hostiles contra las religiones y su práctica.

14. También llama la atención que el currículo reconozca que algunos alumnos llegan con saberes, con conocimientos que no siempre son correctos, articulados con una fuerte carga emotiva. ¿Cómo se va a llevar a la práctica este reto?

Esto es algo que han detectado los profesores y que han compartido en sus reuniones entre compañeros de profesión, y que hay que saber tratar y corregir con la delicadeza y razón documentada adecuadas, ya que pueden haber interpretado o asumido esos errores en el entorno familiar, por lo que se debe actuar con tacto y no descalificar avergonzando, por ejemplo, a su papá o mamá, que son los primeros referentes de los hijos e hijas. Razonar con base teológica sin herir sentimientos es el procedimiento.

15. ¿Hay alumnos que van a clase de Religión Islámica con una visión violenta del Islam?

No, absolutamente no, no se detecta esta perversión en nuestro país, y por supuesto los profesores explican que no cabe coacción en religión y que no se permite el ataque, sino la legítima defensa únicamente. Incluso se enseña a apaciguar la ira y no dejarse llevar por los enfados a reacciones violentas.

16. ¿Cuáles son los retos más fundamentales para el Islam de hoy?

La enseñanza correcta del Islam a los musulmanes es un gran reto si nos lo permiten las administraciones educativas que deben vencer sus prejuicios y temores, así como su explicación a los no musulmanes para que estén bien informados. Poder disfrutar del servicio de profesores de religión y de asistentes religiosos con normalidad y naturalidad tiene su importancia para las generaciones futuras. En el terreno estructural, en los países donde somos una minoría, lo es dotarnos de templos y cementerios suficientes a las necesidades de cada población local. También tiene su trascendencia hoy que las comunidades religiosas se organicen y elijan a representantes que tengan verdaderamente perspectiva religiosa y benefactora, descartando y reconduciendo a otros escenarios los intereses políticos, económicos u otros inadecuados para el trabajo religioso hacia los demás.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *