Todos Juntos contra el terrorismo

Todos Juntos contra el terrorismo

Soria,22/04/2015,islamedia
Ahmed El Boutaybi, presidente de la Comunidad Islámica de Soria, acompañado por muchas personas de su comunidad, y la Asociación de mujeres marroquíes con niños que portaban mensajes de paz y de condena al terrorismo, junto a ortodoxos y católicos

Soria,22/04/2015,islamedia

Pasado el mediodía del sábado se ha celebrado una preciosa concentración juntos cristianos y musulmanes. Ahmed El Boutaybi, presidente de la Comunidad Islámica de Soria, acompañado por muchas personas de su comunidad, y la Asociación de mujeres marroquíes con niños que portaban mensajes de paz y de condena al terrorismo, junto a ortodoxos y católicos, formamos un numeroso grupo de gente que inundamos la plaza de San Esteban y parte del Collado con palabras y gestos de fraternidad, reconciliación y paz. El día era precioso, a pesar del frío reinante estos días, lucía el sol con mucha fuerza y la temperatura era muy agradable.

Se acercaron un grupo de niños y jóvenes de la parroquia de Santa María La Mayor que venían todos unidos sosteniendo una cuerda. Al llegar formaron un círculo con ella que nos unía a todos los presentes, queriendo manifestar con ello el lazo de fraternidad que nos une a todos aquellos que nos reconocemos hijos de Dios.

Dirigiendo el encuentro el P. Ángel Hernández, tras unas palabras de Ahmed y la lectura de un texto que hacía referencia a la voluntad siempre de paz del verdadero musulmán, el P. Gabriel Danila leyó la Palabra de Dios en el pasaje del buen samaritano y el Mandamiento del Amor. A continuación, entre los participantes, leímos el Decálogo de Asís para la paz, a cuyos compromisos nos adherimos todos los presentes. Y, por último, la Asociación de Mujeres Musulmanas leyeron una declaración de condena al terrorismo y denunciaron el afán de los intereses mundiales por enfrentarnos en una falsa guerra de religiones que lo único que causa es dolor, destrucción y muerte, cuando en realidad, todos los creyentes en Dios sólo tenemos ansia de paz y respeto mutuo.

Concluimos haciendo un llamamiento a una libertad de expresión con unos límites bien marcados, siempre y cuando no se ofenda ni insulte a los demás. Por último, unimos nuestras manos durante unos instantes y nos saludamos con abrazos unos y otros con verdadera alegría y emoción.

El té y los dulces que compartimos y el rato de convivencia que disfrutamos todos juntos fueron un signo más de nuestro caminar en la diversidad (que nos enriquece) hacia una meta común, vivir y transmitir, con nuestras vidas, el Amor de Dios en este mundo.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *